SUBTERFUGIOS ILIMITADOS

 

Rafael Alfonso Pérez y Pérez

 

 

“…nadie puede conocer los hechos espirituales

de mis tres años dormitando a orillas del océano

a no ser que los haya visto en el espíritu…”

 

William Blake

 

 

La pintura de Roberto Márquez  no está supeditada a la realidad de su momento, sino que busca en el pasado individual aquello que no encuentra en su presente, generando una nostalgia de un mundo idílico imaginado, lleno de emociones originales, estados preconscientes; el exilio de una ciudad que lo adoptó desde su infancia crea un sentimiento en el que intenta recuperar el dolor por lo abandonado, lo que se constata en palabras del pintor, a un medio informativo con motivo de su muestra Relación de una ausencia: "Cuando uno se va, se da cuenta de que realmente nunca deja su tierra. Hay una nostalgia. Guadalajara siempre ha estado presente en mí  o IIega un momento en que empiezas a recrear a tu ciudad. Obviamente se ha transformado en tantos años, pero convertimos la memoria en una especie de deseo. La ciudad sigue transformándose en mi imaginación y la reconstruyo".

Influenciado por sus antecedentes académicos: artes plásticas y arquitectura, configura su obra concediéndole un carácter individual, al acercar la literatura a la pintura mediante la liberación de las imágenes de su significado directo y dándoles una expresión simbólica, empleando un discurso pleno de inteligencia y belleza, en la que evoca representaciones de una realidad que va mucho más allá de su significante inmediato.

En su pintura los lenguajes del inconsciente tratan de comunicarse a través de metáforas, trasnominaciones y referencias en las que sin aparente sentido toca el alma, formando así una poética plástica inconfundible y sutil dentro de la nueva figuración integrada por el mito y el arquetipo. Complejo mundo imaginario ocupado por personajes y realidades metarreales, revelaciones cripticas, interrogaciones metafísicas y existenciales en las que recurre constantemente a analogías con los símbolos, que nos provocan la evasión de una realidad tangente creando así los subterfugios ilimitados del ser.

En su obra es imposible reconocer la realidad del sueño, ya que recrea ésta a través del recuerdo consciente o inconsciente, real o imaginado; la soledad, la vida y la muerte se convierten en preocupaciones constantes traduciendo el universo a una superficie imaginada, cargada de signos conmovedores y suscitando así la más auténtica de las nostalgias: plena de imágenes en las que el paisaje se genera por medio del juego entre la arquitectura y la naturaleza fabulatoria en la que se conspira con personajes reales y ficticios, examinando el sentido hondo de su propio espíritu.

Es así como la obra de Roberto Márquez  se instala en una conjunción entre el análisis perceptivo y el pensamiento mítico-fantástico subyacente, y recrea en ellas imágenes capaces de acercarnos a la más poética de las obras.

 

 

Rafael Alfonso Pérez y Pérez

 

Published in the catalog of the exhibition “Subterfugios Ilimitados” 2004 Museo de Hacienda, Mexico City

Please reload